documental ganador oscar estrena en lifetime

[ad_1]

Carol Dysinger bautizó al documental  «Aprendiendo a patinar en zona de guerra (si eres una niña)» como su “carta de amor para las valientes niñas de Afganistán”, con las que convivió por más de 15 años, durante su discurso en la 92ª ceremonia del Oscar, en la que conquistó la estatuilla por Mejor Documental Corto.

En el documental acompañamos a un grupo de niñas afganas que forman parte de Skateistan, una organización sin fines de lucro, que mediante la enseñanza del patinaje busca fomentar en los niños el empoderamiento y el aprendizaje, y a sus maestras que, a través del deporte, intentarán sembrar las semillas del coraje y el valor que las pequeñas necesitarán para enfrentarse a una sociedad que propone obstáculos por el simple hecho de existir.

View this post on Instagram

We are so so very grateful our little, but very heartfelt, film has been recognised with an @theacademy Award nomination. Huge congratulations and love to our partners @aetv @lifetimetv, @Skateistan and Dish Communications for all their patience and support. And brilliant brilliant work from director @CarolDysinger, producer @_andreicheva, EPs Molly Thompson and @OrlandovonEinsiedel, Head of Production @adampmitch, Christine Kercher from A+E, cinematographer Lisa Rinzler, editor Mary Manhardt, composer Sasha Gordon, Oliver Percovich from Skateistan and the entire dream team who has worked so hard on this project. ????????????????????

A post shared by Grain Media (@grainmedia) on

En entrevista con M2, Dysinger habló del objetivo principal que tiene como realizadora.

“Por una parte, espero que pueda alentar a algunos países a apoyar a las niñas de Afganistán. Por otra, que cada país y cada cultura, aunque sean diferentes, puedan darse cuenta de qué tan importante es que las niñas sepan que pueden fallar o equivocarse. Una niña debe aprender a tener valor de hacer las cosas y saber que puede fallar y que eso no arruinará su vida”.

Destacó que todas enfrentan muchas dificultades en su niñez a causa del miedo a no ser aceptadas y amadas por quienes son, temiendo que ciertas acciones les impidan cumplir con un propósito escogido por alguien más, pero que parece ser el único y que les impide probar cosas nuevas y experimentar.

“Hay mucha actuación en el ser mujer, lo que amo de mi película es que removí la actuación que esas niñas tienen que hacer para sobrevivir en su cultura y encontré una forma de mostrar quienes son cuando no están intentando ser nada más (..) Solo quiero que todas sepan que esa es la forma en que tienen que ser y que a veces hay que luchar por encontrar el espacio para serlo”.

El escenario es Kabul, capital de Afganistán, que desde el 2001 se ha visto envuelto en una guerra sin fin en el que la pelea por el territorio y la desintegración de organizaciones terroristas han cambiado el contexto social y las dinámicas básicas de vida para todos los ciudadanos del país, que a su vez enfrenta revoluciones sociales e ideológicas que se ven plasmadas en la pantalla.

Sin embargo, para Dysinger, las herramientas de entretenimiento masivo como el cine, la televisión, internet, entre otros, tienen un papel importante dentro de la reestructuración ideológica e intelectual de cualquier sociedad, pero más allá de ser una guía, aclara, su función debe ser el plantear alternativas y dudas.

“Lo que puede hacer el cine es crear un espacio en el que las personas puedan imaginar que lo que piensan, que es totalmente cierto podría no serlo. Disonancia cognitiva».

“Utilizar los medios para decirle a la gente qué pensar, o que lo que tal persona piensa está bien o mal, no persuade a nadie. Cambiar tu mente es un acto de imaginación, no de recibir información. Ese es el trabajo de los contadores de historias en todo el mundo, cultivar un espacio en el que la imaginación es posible”, destacó.

CLAVES

Desde el 2007 en Kabul, Afganistán, Skateistan ha sido una organización internacional sin fines de lucro que a partir del deporte, la patineta y la educación buscan empoderar a niños de escasos recursos entre los 5 y 17 años dentro de una cultura donde, como consecuencia de la guerra, regímenes políticos y religiosos, se han limitado las actividades recreativas y deportivas para mujeres y niñas.

«Aprendiendo a patinar en zona de guerra (si eres una niña)» fue producido y co-dirigido por Elena Andreicheva, responsable también de “Polish go home” (2016), un documental que sigue a un trabajador polaco en Londres.

El documental de Carol Dysinger también ha sido premiado con el Bafta a Mejor Película Corta, el premio IDA a Mejor Cortometraje, el premio Audience a Mejor Documental Corto y el reconocimiento al Mejor Documental Corto en el Tribeca Film Festival.



[ad_2]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *