Don Arturo Orona Gámez

[ad_1]

De entre los personajes laguneros que se encuentran reconocidos y que forman parte de la gran galería que de los mismos estamos elaborando con la publicación que semanalmente los diarios laguneros nos hacen el favor de publicar en sus páginas, nos ha faltado dar a conocer a quienes se dedicaron a organizar la producción y comercialización de las cosechas que en sus tierras ejidales se originaban, así como la seguridad social y médica que se requería, por lo que en esta colaboración daremos a conocer la semblanza de un gran líder lagunero que por décadas guió y apoyó a la gente del campo de los estados de Coahuila y Durango.

En consecuencia de lo expuesto en el párrafo que antecede hoy trataremos de un gran personaje del campo comarcano, quien por su iniciativa a favor del campesinado lagunero en general fue reconocido no solo nacional sino internacionalmente como un gran promotor de los ejidatarios a quienes asesoró y organizó en la producción agropecuaria que desarrollaban en sus respectivas tierras, nos referimos a don Arturo Orona Gámez quien como ya lo hemos dejado asentado fue un gran personaje en el medio rural lagunero por tantos beneficios que hizo llegar a los hombres del campo.

Don Arturo Orona Gámez nació un 4 de mayo de 1908 en el barrial de Guadalupe, habiéndose criado en la flor de Jimulco, a la edad de seis años quedó huérfano por lo que desde una temprana edad trabajó en el campo. 

Nuestro personaje fue hijo del señor Cesáreo Gámez y la señora Ofelia Orona (al registrarse ya mayor de edad invirtió sus apellidos) la lectura y la escritura las aprendió de una manera autodidacta, pues no tuvo la oportunidad de ingresar a institución educativa alguna, ya que desde su infancia se desempeñó como peón, mesero, cargador, ordeñador, dependiente, corralero y comerciante ambulante.

En el año de 1935 participó en la formación de un sindicato y para el año de 1936 fecha del reparto agrario en la laguna, contando con 28 años de edad, participó en la integración de los primeros comités agrarios, procediendo a fundar la “Unión sociedades ejidales” la que posteriormente fue la “ asociación 40-69” con un plan de actividades muy amplio respecto a la industrialización del campo y de las actividades agrícolas y ganaderas, fundó de igual manera la “mutualidad de seguros agrícolas” la que rápidamente alcanzó un capital de 35 millones de pesos, siendo gestor de obras públicas, carreteras, canales y todo lo necesario para que la gente del campo viviera mejor.

Además de ser promotor del cultivo del algodón, promovió el cultivo del maíz, de la vid y de los servicios de salud para la gente del campo, formando la central campesina independiente y la unión de sociedades ejidales de la laguna, así como del seguro social. 

Su intensa actividad social le valió ser amigo de varios presidentes de la república quienes le reconocieron su gran obra, siendo embajador de la paz y el trabajo viajó por varios países de Europa, Asia y Sudamérica países que los reconocieron como un gran impulsor de todo tipo de actividad agrícola, para lo cual tuvo una gran visión.

Otro aspecto de la vida de nuestro personaje fue el de apoyar a las escuelas rurales, al ser promotor de la construcción o el mejoramiento de las mismas, al igual que en los años difíciles para la agricultura promovió ante el gobierno federal planes de emergencia para el campo, como lo fueron el revestimiento y construcción de canales de riego. 

Por su labor a favor del campo recibió reconocimientos de Salvador Allende y de Indira Gandhi, del ayuntamiento de Torreón que lo nombró como ciudadano distinguido por su labor a favor del campo la que inició a los 17 años de edad. Nuestro personaje falleció en esta gran ciudad de Torreón el 19 de agosto de 1990.

*CRONISTA DE TORREÓN



[ad_2]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *