Porfirio y el penacho. Memorias del coronavirus/ CXXX

[ad_1]

Lunes 12 de octubre de 2020. 7:10. Entre la oscuridad y el silencio, Gil encendió la luz y leyó su periódico La Razón. Serán peras o manzanas, en el Senado el dictamen de la abolición de los fideicomisos va o viene, mientras tanto, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, que dirige María Elena Álvarez-Buylla cerró la llave de los recursos destinados a los investigadores de la Universidad Iberoamericana. Así como lo leen, sí, Tafil de .50: “Hace unos días tuve comunicación con la directora del Conacyt y me comunicó que el Conacyt no podrá renovar nuestro convenio con el SIN en los mismos términos sostenidos hasta ahora. Me informan que Conacyt no está en condiciones de cubrir los incentivos a nuestras investigadoras e investigadores”, declaró Saúl Cuautle, rector de la Ibero.

Gil imagina un diálogo en Palacio: que se paguen ellos sus investigaciones que para eso son ricos, nosotros tenemos que hacer cien universidades. Así las casas (muletilla patrocinada por Manuel Bartlett), 150 científicos que realizan 200 proyectos, 40 de ellos relacionados con la salud, desaparecerán, esa es la verdad. La misma medida ya se les comunicó a las universidades La Salle y De las Américas.

Esperen, no se vayan, hay más, mucho más. Los investigadores del ITAM han revelado que el Conacyt no entregará más estímulos a ese instituto. 150 investigadores no recibirán ni un peso de apoyo a partir de noviembre. Estudios políticos, sociales, de ingeniería, de políticas públicas y en fon. Ya en serio: para qué sirven todas esas payasadas, para nada, la transformación va en camino, al abismo.

***

12:30 p.m.

Gil caminaba sobre la duela de cedro blanco mientras leía una nota de Liliana Padilla en su periódico FGTelevisión de que “Porfirio Muñoz Ledo canceló su acto de ‘autoproclamación’ como presidente nacional de Morena debido a la toma de la sede nacional del partido en la colonia Roma de la Ciudad de México que realizan desde esta mañana colectivos de mujeres”. Porfirio, amigo, el pueblo está contigo. Qué: ¿tienen algo contra la limpia trayectoria de Porfirio?

Si subes al carretón de Morena a todas clases de bichos, el resultado es lo que estamos viendo en todo México. Hasta donde pudo entender Gilga, el tribuno Muñoz es el creador de la democracia en México. Y así lo ha certificado doña Ifigenia Martínez. Cuando era niño, Porfirito ya daba clases de teoría del Estado y de El Capital. Porfirito, pasa al pizarrón y explícales a tus compañeritos lo que es la plusvalía.

Porfirio: pido a la militancia de Morena que se pronunchie en favor de la legalidad y la concordia por todos los medios a su alcanche y les digo además como otros viejos compañeros de viejos partidos democráticos: que chabocha la chevecha. Ah, recuerdo a don Fidel sentado como la esfinge y diciendo tráiganme un coñaquito, no sean ojéis. Les digo que yo fundé la democracia mexicana.

Con un vigor insólito, a través de sus redes sociales, Porfirio informó que rendiría protesta como presidente legítimo del partido, pero advirtió: “Sucede que fue tomada la sede del mismo en un asalto violento provocado por el candidato al que derroté. Demando el cese de hostilidades y la inversión multimillonaria en la vida del partido”. Y Gil oyó que Porfirio dijo además: a ver muchachonas, vamos a reventarnos un danzón de los de antes. No cierto, pero pudo serlo.

***

2:30 pm.

Mientras tanto, una nota de Alonso Urrutia en su periódico La Jornada informaba que “al dar a conocer algunos detalles sobre el recorrido que realiza su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller, con gobernantes de países europeos, el presidente Andrés Manuel López Obrador informó que entre estas visitas se reunió con el presidente de Austria, Alexander Van Bellen. En este caso, dijo haberle encomendado insistir en el penacho de Moctezuma”.

En sus redes sociales, Liópez Obrador escribió: “Le recomendé que insistiera en el penacho de Moctezuma, aunque se trata de una misión casi imposible, dado que se lo han apropiado por completo, al extremo de que ni a Maximiliano de Habsburgo se lo prestaron cuando nos invadieron e impusieron al llamado Segundo Imperio Mexicano”.

Con la pena, pero el penacho no lo prestan, y si lo prestaran llegaría convertido en polvo, puro polvo. Sí: misión imposible.

Todo es muy raro, caracho. Como diría Montaigne: “Las arrugas del espíritu nos hacen más viejos que las de la cara”.

Gil s’en va
gil.games@FGTelevision.com



[ad_2]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *